El golpe de calor

 

El golpe de calor es un caso de urgencia que requiere tratamiento inmediato. como los perros no sudan, no soportan igual que los humanos las temperaturas ambientales altas. Los perros dependen del jadeo para el intercambio de aire caliente por aire fresco. Cuando la temperatura del aire se aproxima a la temperatura corporal, el enfriamiento a través del jadeo no resulta un procedimiento suficiente eficaz.

Entre las situaciones que pueden crear las condiciones para un golpe de calor en los perros, se incluyen:

El golpe de calor comienza con jadeo acusado y dificultades respiratorias. La lengua y las mucosas adoptan un color rojo vivo. La saliva es espesa y consistente, y a menudo el perro vomita. La temperatura rectal se eleva hasta los 40 o los 43,3ºC. el perro se vuelve progresivamente inestable y sufre una diarrea con sangre. si se presenta shock, los labios y las mucosas se vuelven grises. en seguida se produce colapso, convulsiones, coma y la muerte.

Tratamiento: las medidas de urgencia para enfriar al perro deben empezar de inmediato. Saque al perro de la fuente de calor, preferiblemente trasladándole a un edificio con aire acondicionado. Tome la temperatura rectal cada 10 min. Los casos leves responden al trasladar al perro a un ambiente fresco.

Si la temperatura rectal es superior a los 40ºC, empiece inmediatamente a refrescarlo rociándolo con una manguera de jardín o sumergiéndole en una bañera de agua fría hasta dos minutos. Como alternativa, coloque al perro, una vez mojado, delante de un ventilador eléctrico. Controle periódicamente su temperatura rectal y siga el proceso de enfriado hasta que la temperatura rectal descienda por debajo de los 39.4ºC. Llegados a este punto, detenga el proceso de enfriado y seque al perro: continuar con el proceso podría producir hipotermia y shock.

Después de un episodio de golpe de calor, lleve lo antes posible a su perro a un veterinario. El golpe de calor puede asociarse con Edema Laríngeo, el cual empeora gravemente el problema respiratorio y puede requerir una traqueotomía de urgencia. Una inyección de cortisona antes de la aparición de los trastornos respiratorios pueden prevenir que esto suceda. Entre las demás consecuencias de la hipotermia, se incluyen: fallo renal, hemorragia espontánea, arritmias cardiacas y convulsiones. Estas complicaciones pueden ocurrir horas o días más tarde.

Medidas preventivas:

 

Texto: "Manual Práctico de Veterinaria Canina"

Autores: James M. Giffin y Liisa D. Carlson